Hay que apelar a una síntesis muy ceñida para poder transmitir una imagen aproximadamente cabal de la biografía de Héctor J. Mele como instrumentista, compositor, arreglador y docente del bandoneón.

Nació el 12 de octubre de 1934 en Sarandí, un barrio de Avellaneda, ciudad a la que estará vinculado de por vida cuando el panorama de las orquestas de tango en general, y del bandoneón en particular, era floreciente. Don Vicente, su padre, era músico aficionado que ejecutaba indistintamente la guitarra y el bandoneón, su tío Elías, un excelente bailarín de tango era quien le hacía escuchar todas las orquestas de la época, así que desde pequeño comenzó a sentirse atraído por la magia sonora del instrumento.

A la edad de 9 años inicia su estudio, con el profesor Manuel Da Ponte, y más tarde se perfecciona con profesores de la talla de Guillermo López y Alejandro Barletta.

Cuando se sintió seguro con las 71 teclas del instrumento decide incorporarse como ejecutante en conjuntos profesionales. Fueron dúos (como el que hoy integra con su amigo, también bandoneonista Agustín Pirolo) luego tríos (como el Tritango) cuartetos, sextetos, hasta llegar a las grandes orquestas, como las de Alfredo De Angelis y Leopoldo Federico.

A los 22 años compone su primer tango, “Momento Milonguero” que es estrenado por la orquesta cuyos arreglos elabora y codirige con Armando de la Fuente. A los 30 años comienza a transmitir a otros sus conocimientos del bandoneón en el Instituto Bussolini de la ciudad de Quilmes.
Debe señalarse que su actividad docente que no abandonará nunca continúa en el Club Atlético Independiente de la ciudad de Avellaneda y en el Instituto Municipal de Educación por el Arte (Imepa) de la Casa de la Cultura de Avellaneda, en las que también arregla y dirige las Orquestas Juveniles de ambas instituciones, con un variado repertorio de piezas populares y también clásicas.

Actualmente es el primer docente de bandoneón en la Escuela Popular de Música del S. A. de M. ( Sindicato Argentino de Músicos), donde ha formado con sus alumnos el “Ensamble de Tango” que orquesta y dirige. Lo mismo hace en la Es cuela de Música Popular de Avellaneda.

Su interés por alcanzar el dominio de la técnica musical lo llevan a perfeccionarse y estudiar armonía, contrapunto, fuga, forma musical, instrumentación en el año 1970, con el maestro Pedro A. Aguilar, de quien es uno de sus más destacados alumnos.

Mele no solo ha brindado su música en nuestro país, sino que lo ha hecho en Bogotá, Colombia, y más tarde en Santa Cruz de Tenerife, España donde inspirado por los nuevos aires escribe dos canciones melódicas con los nombres de esas dos ciudades. Pero también realiza su primer viaje a Japón en el año 1988, país en el que es llamado para instrumentar y codirigir la Orquesta “Festival 100 años de Francisco Canaro”. Brindando 23 conciertos en igual cantidad de ciudades. En 1989 vuelve a ese país, esta vez como solista invitado e integrando el “Quinteto Argentino de Arcos”.

En el año 1996 participa en el certamen organizado por el gobierno de la Provincia de Buenos Aires logrando ganar el 1er premio en la disciplina de instrumentos solistas, representando a su ciudad natal, Avellaneda.

Como autor -y desde aquel “Momento Milonguero”- ha compuesto numerosos tangos: “5 notas”, “Desde el Bajo”, “Del Tiempo de Hoy”, “Monotemático”, “Extraña”, “Viejo Barracas al Sud”, “Libra”, (Fuga a tres voces),“Cuatro Voces” (Fuga a cuatro voces), “Himno Porteño”, “Acentos”, “Nuevo Barracas al Sud”, “Recital en Sombras”, “Noviembre del 92”, “Astor”, “Sexto C” dedicado a Elsa su mujer, “Romántico Milonguero”, “Don Ernesto”, “Tritango”, “Casi un Eco”, “Mimí”, “Negro el 13”, “Aniversario”, “Breve Momento “Milonguero”, “Amanecer de Buenos Aires”, y otros más.

Ha realizado orquestaciones sinfónicas de los tangos “Amanecer de Buenos Aires” (Adagio, preludio y fuga), “Caminando Tangos”, este fue estrenado por la Orquesta Sinfónica de Avellaneda dirigida por el maestro Josè Rodríguez Faure, en la que Mele ocupa la plaza de Bandoneón solista, “Oblivion” “Tristeza de un Doble A”, “Tanguango”, “Astor”, “Tritango”, “Viejo Barracas al Sud” y “Nuevo Barracas al Sud”.

Su interés por los instrumentos de arcos lo ha llevado a realizar numerosos arreglos para cuartetos y quintetos, tanto en el género popular como del clásico.
Ha compuesto también el “Candombe del Riachuelo” y una Milonga “Bandera Verde”, así como “Invenciones a dos Voces” y una “Sonata Clásica”, ambas para bandoneón, una Sinfonía y una Sinfonieta titulada “Mi Ciudad”. Pero la culminación de su tarea como compositor llegará pronto, cuando concluya la obra en la que trabaja actualmente. Porque Mele considera que el tango puede manifestarse a través de varios géneros musicales, está elaborando una ópera, la que tendrá seguramente como su autor, neto sabor a Buenos Aires y sus habitantes.

El reconocimiento a su larga y fecunda trayectoria llega en 1985 cuando la Subsecretaría de Cultura de Avellaneda lo convoca para dirigir la “Orquesta Municipal de Tango de esa ciudad, y sus actuaciones al frente de la misma en el “Teatro Roma” -reliquia de la bella época cuya acústica es sólo comparable al “Colón” de Buenos Aires- y otras salas, permiten a sus numerosos admiradores gozar de su calidad y calidez como arreglador, instrumentista y director.

En el libro de su autoría "Lecciones y estudios para una buena técnica del bandoneón" brinda un nuevo método de estudio del bandoneón, instrumento que ama como pocos. Es la acabada síntesis de muchos años de esfuerzo dedicados a su enseñanza, que ha dado muy buenos resultados prácticos a los alumnos que Mele tiene en las diversas Escuelas e Institutos donde irradia generosamente sus conocimientos. Su difusión en varios idiomas permitirá, seguramente, a los que quieran iniciarse y también a aquellos que lo han hecho, en cualquier rincón del mundo, acceder al irresistible encanto del sonido de un bandoneón. No me cabe duda que irá dedicado a todos ellos.

por
Dr Ernesto Halabi

 

TELEFONO: +54 (11) 4902-5526

CONTACTO VIA EMAIL